Derecho de Familia

Derecho de Familia

Con el reinicio de la actividad, parcialmente ralentizada durante el mes de agosto, ponemos en marcha nuestro Departamento de Derecho de Familia, práctica demandada ya en numerosas ocasiones por nuestros clientes. Ampliamos de esta forma nuestra actividad extendiéndola a un área que se solapa cada vez con mayor extensión con la práctica mercantil y la tributaria. Las relaciones entre los cónyuges y las paterno filiales no pueden separarse en muchas ocasiones de las mercantiles en el seno de las empresas familiares. La toma de decisiones a este respecto no puede tampoco dejar de lado las implicaciones fiscales que, incluso pudieran llegar a convertir en inviable la ejecución de un acuerdo dirigido a solucionar una situación conflictiva.

La práctica en el Derecho de Familia se ha visto en muchas ocasiones como simple gestión de crisis. No es este nuestro punto de vista. Como en el resto de nuestra práctica profesional, nuestro objetivo en esta área es el de anticiparnos a los problemas, formalizando los acuerdos que sean necesarios para evitar situaciones de conflicto o, si esto no fuera posible, contar con las herramientas para llegar a solventarlos.

La gestión de los hechos hereditarios, seriamente mediatizada por sus implicaciones tributarias, requiere en muchos casos una preparación previa plasmada en Acuerdos o Protocolos de Familia que contemplen la forma en la que vaya a realizarse la transición de una generación a otra.

Nuestra experiencia en las áreas económicas del Derecho, junto con una dilatada práctica contenciosa, reforzada con la incorporación de profesionales con experiencia práctica previa, nos ponen en una situación inmejorable para aportar valor añadido en esta nueva andadura de nuestro Despacho.